Paneles de vitrocerámico para ver el fuego

Realmente es asombroso: un panel vitrocerámico transparente separa áreas con una diferencia de temperatura de unos 700 grados sin romperse! Dichos paneles proporcionan una vista fascinante de las llamas y se presentan en diferentes diseños.
Solo un cristal vitrocerámico convierte un hogar o estufa a leña en algo realmente seguro frente a la proyección de chispas y hace posible una combustión eficiente y limpia. Se sobreentiende que un vidrio común para ventanas no resistiría el calor en este tipo de aplicaciones.
Hace unos 30 años el grupo tecnológico internacional SCHOTT desarrollo vidrios cerámicos y los puso a disposición para un amplio espectro de aplicaciones. En el caso de chimeneas y estufas, se denomina ROBAX.
La vitrocerámica presenta frente al vidrio común una peculiaridad decisiva. Gracias a su coeficiente de dilatación térmica cercano a cero, prácticamente no se dilata bajo el efecto del calor. El resultado es una especial resistencia al calor (resistente entre 600 y 700° C) y a los choques térmicos. Incluso cuando se vierte agua fría como el hielo sobre el cristal vitrocerámico caliente de un hogar o estufa a leña, el material queda inalterado.
Los paneles de vitrocerámico SCHOTT ROBAX están disponible en forma plana y angular, como así también en forma curva e incluso tridimensional además pueden suministrarse con decoración según el diseño y elección de cada individuo.

Por otro lado, los paneles SCHOTT ROBAX pueden ser taladrados y los bordes biselados. Un ejemplo de panel con borde biselado es el ROBAX Diamond, en donde utilizando dicha característica en los bordes, se crean múltiples reflexiones de las llamas.
Otras nuevas opciones incluyen recubrimientos anti-reflejo, infrarrojos y espejados.
Los recubrimientos infrarrojos reflejan cierta radiación térmica hacia la chimenea o cámara de combustión, resultando útil cuando el hogar o la estufa se encuentra en una habitación donde se necesita menos calor o cuando un termo-cambiador de agua requiere más energía.
Los recubrimientos anti-reflejo evitan reflexiones de la zona circundante, ofreciendo una mejor visión del fuego. Esto es ampliamente llamativo, ya que a 550 nm de longitud de onda se logra tener solo un 1% de reflexión, mientras que un vidrio convencional tiene approx. 8% de reflexión.
Y por último, al utilizar un recubrimiento espejado, cuando se prende el equipo a leña, se puede ver perfectamente el fuego en el interior de la estufa y cuando se apaga el fuego, el panel se transforma en un espejo, reflejando la imagen del exterior.